Camara de Industriales del Zulia

16-02-2017

Conindustria no descarta que continúe cierre de empresas por la crisis

 

 

 

olalquiaga-atiempo1 

 

 

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales -Conindustria-, destacó la gravedad de la crisis económica  retratada en una caída del Producto Interno Bruto –PIB- en 2016 de entre 16 y 18% y un descenso de 20% en la manufactura. “Es decir que una quinta parte de lo que se hacía en 2015 se dejó de hacer en 2016,  los consumidores tienen muchos menos productos que conseguir y muchos menos puestos de trabajo”.

 

En entrevista a Televen, Olalquiaga destacó que la falta de actividad económica en Venezuela, luego de la destrucción del aparato productivo del sector privado, sumado a los altísimos niveles de inflación, está generando una crítica situación en el sector laboral. “Hemos terminado en un empobrecimiento gravísimo, como consecuencia de la falta de trabajo y de actividad ante la caída del PIB, aunado a la inflación descomunal, estamos teniendo los resultados de personas que ya no pueden subsistir”.

 

Subrayó que el cierre de empresas ha generado que de 12 mil 700 empresas industriales hoy día solo funcionan menos de 4 mil. “De las 4 mil que quedan, 17% dicen que no están trabajando y serán las próximas en cerrar la santamarías”.

 

Para Olalquiaga, lo más grave es que no se ven cambios en el rumbo económico a corto plazo. “El bolívar se va depreciando día a día y la inflación está desbordada, entonces los dos objetivos principales no se han solucionado y no se ha dicho qué va a cambiar para dar un vuelco a esto”.

 

“Nos damos cuenta que no va a haber cambio de políticas sin cambio de políticos”, sentenció.

 

El representante de la cúpula industrial del país advirtió que el empobrecimiento no tiene punto final “el quiebre es la capacidad que tengan los venezolanos de aguantar”.

 

Al referirse a las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro al vicepresidente Tareck El Aissami, Olalquiaga advirtió que cuando un país se ve involucrado en hechos de corrupción, los inversores buscan otros países donde se les ofrezca seguridad. “Las inversiones se van para Colombia, Argentina o Vietnam, el capital busca seguridad en un lugar donde va a ser respetado, donde habrá rentabilidad y capacidad operativa para poder producir”.

 

 

Fuente: Union Radio