Carlos Slim, compró su primera acción cuando apenas tenía 12 años

AFP: Venezuela se acerca a la hiperinflación
1 diciembre, 2014
Rafael Ramírez a PANORAMA: “Hemos tomado medidas para protegernos”
1 diciembre, 2014

Carlos Slim, compró su primera acción cuando apenas tenía 12 años

Carlos-Slim-625x415

 

 

El mexicano Carlos Slim es el segundo hombre más rico del mundo, con una fortuna de 52.174 millones de euros. Ahora es el primer accionista de la constructora española FCC.

 

 

Tras varios días de incertidumbre, el mexicano Carlos Slim se ha convertido en el mayor accionista de FCC. El jueves, Slim cerró un acuerdo con Esther Koplowitz para hacerse con el 25,6% del capital de la constructora. Por su parte, Koplowitz controlará el 24,4%. Así, FCC lanzará una ampliación de capital de 1.000 millones de euros con la que podrá recortar parte de su endeudamiento.

 

 

Tras cuatro años siendo líder, la revista Forbes relegó este año a Slim al segundo puesto de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna de 52.174 millones de euros. El fundador de Microsoft, Bill Gates, logró hacerse con la primer podio del ránking de 2014, tras acumular una fortuna de 55.072 millones de euros.

 

 

Curiosamente, a finales de 2013, Bill Gates, entró en FCC tras adquirir el 5,7% de sus acciones. El inversor húngaro George Soros, con el que Koplowitz también ha estado negociado el rescate de su empresa, es otro de los accionistas relevantes de la constructora, con el 3,8% del capital.

 

 

La nada desdeñable medalla de plata de la que es propietario Carlos Slim se debe al sector de las telecomunicaciones, su principal fuente de riqueza. Slim es el principal accionista del gigante America Móvil,un tótem telefónico con sede en México, que aglutina 166 empresas y que tiene un valor de mercado de 36.000 millones de euros.

 

 

La compañía nació en el año 2000, como una escisión de la famosa Telmex, el buque insignia de Slim, y hoy es una de las compañías telefónicas más grandes del mundo. De hecho, America Móvil es la eterna rival de Telefónica y líder indiscutible en el mercado americano, aunque no cesa en su estrategia de expandirse por Europa.

 

 

Además de esta compañía, el empresario dirige junto a varios de sus seis hijos más de 200 empresas repartidas por todo el mundo. Entre ellas, hay algunas españolas.

 

 

A Carlos Slim, le une una gran amistad con el expresidente del Gobierno español, Felipe González. De hecho, el socialista llegó a declarar en 2013 que, a pesar del paso de los años, continúa “asesorando” al magnate mexicano “como amigo, no en los negocios”.

 

 

Slim cuenta con un diversificado menú de inversiones en España. Primero, compró el 3,2% del Grupo Prisa y después, adquirió el club de fútbol Real Oviedo. La de Prisa no es la primera relación que Slim tiene con un medio de comunicación, ya que es accionista de la compañía editora deThe New York Times desde 2008.

 

 

Continuando con las inversiones en España, hay que destacar la presencia de Slim en Caixabank, de la que adquirió un millón de acciones en 2011. Slim también participa en grandes compañías como Gas Natural y Repsol, con quien no ha tenido una buena relación en los últimos meses debido a que también es el dueño de uno de sus competidores: Pemex.

 

 

La atracción del magnate por el mercado español ha llegado hasta el punto de elegir como destino vacacional un pequeño pueblo de Galicia. Desde hace varios años, los habitantes de la localidad de Avión, un municipio rural de Orense de cerca de 2.400 habitantes, contemplan asombrados como pasea por sus calles el hombre más rico del mundo.

 

 

El motivo de que Slim veranee en Avión es la estrecha amistad que une al empresario orensano Olegario Vázquez Raña, un hijo de emigrantes de este municipio gallego y titular de un holding de sanidad, comunicación, turismo y finanzas en el país azteca. Vázquez ejerce de anfitrión y acoge a Slim en su casa.

 

 

Un ingeniero Civil amante de los negocios

 

Carlos Slim es hijo de Julián Slim Haddad, un libanés católico maronita, que emigró a México con 14 años desde su país natal, y de Linda Helú, una mexicana de padres libaneses.

 

 

El padre de Slim se convirtió en México en un importante empresario gracias a su compañía La Estrella de Oriente, bautizada así en honor a su lugar de origen. El 28 de enero de 1940 en Ciudad de México, nació Carlos Slim, quien recibió desde muy pequeños las enseñanzas empresariales de su padre.

 

 

Tanto es así, que Slim recibía su paga de los domingos en una libreta de ahorros, en la que administraba sus gastos y repasaba con su padre los últimos movimientos. Con tan sólo 12 años, el pequeño Slim compró sus primeras acciones: del Banco Nacional de México.

 

 

Slim se tituló como ingeniero civil en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde estuvo ejerciendo como profesor de álgebra y programación lineal. Pero el alma de empresario de Slim necesitaba más.

 

 

A mediados de los 60, Slim creó la Inmobiliaria Carso, la primera piedra del Grupo Carso, otro de sus grandes conglomerados. A principios de los años ochenta y en medio de una crisis económica que golpeó fuertemente su país, con fugas de inversores históricas, Slim empezó a comprar las empresas de los empresarios que se marchaban. Fue entonces cuando comenzó a diversificar sus negocios.

 

 

Slim es viudo y tiene 6 hijos: Carlos, Marco Antonio, Patrick, Soumaya, Vanessa y Johanna. Tres de ellos (los chicos) son los que se encargan de los negocios de su padre. Su esposa, Soumaya Domit, falleció en marzo de 1999.

 

 

 

Fuente: El Mundo Economia y Negocios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: